Polémica por dichos de Domenech: contó que tuvo un amigo homosexual que era «muy inteligente»

P U B L I C I D A D

«Fue compañero mío de facultad y me acuerdo que una vez el padre me preguntó: ‘Che, ¿fulanito de tal es raro?’. Yo le dije: ‘Es raro, pero es mi amigo y es muy inteligente'», dijo.

P U B L I C I D A D

Guillermo Domenech, oriundo de San José es senador y presidente de Cabildo Abierto, fue consultado sobre la agenda derechos y remarcó que ha tenido «amigos homosexuales». En se sentido, dejó una anécdota que caldeó la mesa de «Polémica en el Bar» (Canal 10) y lo convirtió en tendencia en redes sociales: «Fue compañero mio de facultad y me acuerdo que una vez el padre me preguntó: ‘Che, ¿fulanito de tal es raro?’  Yo le dije: ‘Es raro, pero es mi amigo y es muy inteligente'».

Todo comenzó cuando a Domenech le recordaron parte de un discurso que dio el año pasado en plena campaña electoral donde aseguró: «Nos van a imponer una ley por la que la homosexualidad sea obligatoria».

Ante esto, Domenech señaló: «En realidad, lo mío fue una broma de la que no soy el autor, si no que se le adjudica a Winston Churchill haber hecho esa broma. Está referida a lo que yo entendía que era la agenda de derechos del Frente Amplio, que comprendía derechos muy vinculados al tema sexual, pero que no comprendía derechos vinculados a otros problemas muy graves en Uruguay. Por ejemplo: el tratamiento a los chicos con síndrome de Down, el tratamiento a los chicos con TEA, el tratamiento a los celíacos y a muchas otras cosas. O sea que mi referencia era que era una agenda pobre que comprendía temas de ordenes sexuales».

Sergio Puglia, panelista del programa, lo interrumpió: «¿A usted le parece que es pobre que haya gente que se considera discriminada y que no tiene los mismos derechos que tiene usted? Le parece que esa agenda, y no estoy defendiendo al Frente Amplio, que va a través de derechos de distintas minorías que se vieron discriminadas y perseguidas durante muchísimos años, ¿es una agenda pobre?».

«Sí, porque no puede limitarse la defensa de los derechos de un determinado grupo no más», contestó Domenech.

Puglia le insistió y le dijo que «esos derechos se defienden porque esos grupos no los tienen» y subrayó: «A mí me parece todo una falta de respeto».

Tras esto, Domenech tomó nuevamente la palabra y sostuvo: «Yo no me burlé de los homosexuales, está mal interpretada la frase en ese sentido. Me burlé de la agenda de derechos que me pareció una agenda pobre que no contempla a chicos con TEA, síndrome de Down, celíacos».

P U B L I C I D A D



Asimismo, le contestó: «¿Sabe una cosa? A usted lo criticaron porque usted votó en contra del partido que tenía esa agenda de derechos Era una agenda de derechos que quizás era demagógica e impulsada por organizaciones internacionales que financian algunas cosas y que no financian otras».

«Que quede claro que nunca le falté el respeto a una persona por ser homosexual, nunca le falté el respeto a una persona por eso, porque tengo un sobrino segundo casado con un hombre», agregó. 

Finalmente, Domenech cerró su exposición con esta anécdota: «He tenido amigos homosexuales, quizás uno de los primeros que falleció con Sida. Fue compañero mío de facultad y me acuerdo que una vez el padre me preguntó: ‘Che, ¿fulanito de tal es raro?’. Yo le dije: ‘Es raro, pero es mi amigo y es muy inteligente'».

«Estoy hablando hace 30 años atrás. El propio padre no se animó a hacerme la pregunta francamente. Yo le admití que la duda de él era cierta, pero que para mí no era ningún inconveniente. Yo estudié con él ciencia política, una de las últimas materias con las que me recibí. Tengo el mejor recuerdo de él. A tal extremo que, yo soy casado en segundas nupcias, y él quería mucho a mi primera esposa y le regaló un azucarero. Ese azucarero cuando yo me divorcié ella me lo entregó roto, yo lo hice arreglar y lo tengo en mi biblioteca donde tengo las cosas que más aprecio», finalizó.

Fuente: El Pais

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: