Uruguay cayó 80-79 con República Checa y se despidió del Preolímpico en Canadá

Los celestes volvieron a hacer un partidazo, esta vez frente a la selección que fue sexta en el último Mundial. Se compitió de gran manera.

P U B L I C I D A D

Uruguay perdió con República Checa 80-79 y se despidió del Preolímpico que se está disputando en la ciudad canadiense de Victoria, donde el pasado martes hizo un gran partido pero terminó cayendo 95-86 con Turquía. Hoy, ante una selección que fue sexta en el último Mundial y que tiene pívots de 2,17 y 2,13 de estatura, compitió hasta emocionar y forzó un final de una sola pelota, pero pagó caro un pobre segundo cuarto, lapso en el que hipotecó sus chances. Pese a ello, remontó y casi lo gana.

P U B L I C I D A D

El encuentro arrancó con los celestes certeros en los lanzamientos de tres puntos; Bruno Fitipaldo anotaba y Jayson Granger asistía. En defensa se colapsaba la pintura y el rival lanzaba desde el perímetro sin eficacia. Llegó a tener cinco de renta el equipo de Rubén Magnano, pero el de Ronen Ginzburg pasó al frente explotando el ataque rápido de la mano de Tomas Satoransky, base de 2,01 que lleva cinco temporadas en la NBA y se destaca en los Bulls.

Uruguay se fue 20-19 arriba al primer descanso y a los 15 segundos del segundo período quedó 22-19 con un doble de Santiago Véscovi. Tras esa bandeja toleró un parcial de 19-0 de los checos, que cargaron en el poste bajo y mejoraron la puntería con el ingreso de Jakub Sirina para pasar 38-22 a 6’28’’ del entretiempo. Tras cuatro minutos sin anotar aparecieron dos triples al hilo de Mathias Calfani, quien poco después salió con un golpe en la espalda.

P U B L I C I D A D

La inspiración anotadora de un solitario Granger le permitió al conjunto celeste reducir la desventaja y entrar apenas ocho abajo (45-37) al descanso largo, cuando la diferencia pudo haber sido más amplia a partir de lo mucho que generó Satoransky jugando situaciones de pick and roll central y repartiendo asistencias para jugadores de gran envergadura.

Segundo tiempo de entrega y rebeldía absoluta para un final apretado

En el tercero llegó a ponerse a seis la Celeste (49-43) con Fitipaldo anotando a distancia, pero de la mano del gigante Ondrej Balvin, un pívot de 2,17 que juega en el Bilbao de la ACB de España y que aprovechó la salida del lesionado Calfani, volvió a distanciarse el elenco checo. Los europeos siguieron jugando al ritmo de Satoransky y los uruguayos volvieron a aprovechar a un encendido Granger, quien demostró su jerarquía para entrar al último chico 67-57 abajo.

Magnano buscó alternativas, como alinear a cuatro bases-escoltas (Granger, Fitipaldo, Luciano Parodi y Véscovi) junto al incansable Kiril Wachsmann, y luego probó con el reingreso de Esteban Batista por Parodi. El esfuerzo para seguir en juego después de volver a estar 14 abajo era máximo, como el aporte defensivo y ofensivo de Véscovi al liderar con dos triples y un robo un parcial de 13-2 para quedar a tres (75-72) restando 3’56’’ para el epílogo.

Uruguay llegó a ponerse a un punto con libres de Parodi, defendió notablemente la última pelota y tuvo el último lanzamiento para ganarlo con 18 segundos por jugar. Pudo coronarse Granger de héroe, pero su tiro de tres puntos no entró y el score se cerró 80-79 para República Checa, que con susto se llevó una victoria que ahora lo pone en el camino de Canadá.

Satoransky fue la figura con 19 puntos, siete rebotes y ocho asistencias, secundado por Sirina con 17 y Balvin con 12 tantos y 11 rebotes. Del lado de Uruguay, Fitipaldo cerró su planilla con 22 unidades al igual que Granger, quien además aportó siete asistencias y siete rebotes. El tercero en el goleo fue Véscovi con 12 (ocho en el último cuarto).

Fuente: FutbolUy

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: