Manini Ríos: «Nadie nos tiene que venir a enseñar de democracia»

El senador y líder de Cabildo Abierto dijo que el accionar de este partido genera molestias «en todo el espectro político»

¿Qué balance hace Cabildo Abierto del año 2021 sobre todo a nivel parlamentario?. Hubo varios proyectos presentados que no contaron con el apoyo de la coalición y algún otro que recibió el apoyo del Frente Amplio.

Más allá de que algún proyecto aun no fue tratado, aun duerme en las comisiones, algo exasperante a veces en cuanto a los tiempos, creo que el gran aporte que ha hecho en el año que terminó y lo va a seguir haciendo próximamente es plantear temas que se terminan discutiendo a nivel político en los distintos escenarios. El tema de la ley forestal, por ejemplo, que termina siendo vetada, no va a entrar en vigencia, pero durante un buen tiempo se discutió por primera vez en el Uruguay el tema forestal. Se llegó a un decreto que exige ciertos requisitos que antes no se exigían, y si bien no soluciona el tema de fondo, hubo un cambio en la normativa vigente que, creo yo, es importante. Pero lo más importante es que se discutió un tema que estaba condenado a no ser discutido nunca. Nosotros estamos convencidos de que lo que nosotros planteamos es lo que le sirve al país, pero indudablemente, hay intereses económicos muy fuertes, que también jugaron fuerte y, finalmente, hicieron que esto no cristalice como ley. Pero ya hay hoy, ministros y actores que están hablando de que no se puede forestar en cualquier lado. Hace pocos días, el ministro de Ambiente, Adrián Peña, lo dijo, la forestación debe seguir pero no en cualquier lado. Es exactamente lo que decía nuestro proyecto. Aparte acá ha habido la tergiversación intencionada para mostrar que nuestro proyecto iba contra el sector forestal, y eso no es así.

¿Cree que el gobierno al vetar actuó influido por estos intereses que usted señala?

Yo viendo los argumentos para el veto, tengo a derecho a pensar que actuaron intereses económicos. Tengo derecho a pensarlo. Se invoca a la libertad, una serie de principios, el respeto a la propiedad privada, que nosotros compartimos totalmente pero cuando sale una ley que le dice a los dueños de los campos que no pueden plantar diez años soja de continuo por ejemplo, no hubo ni siquiera un amague de veto, en aras de los mismos principios. Entonces, yo creo que en este caso hubo una diferencia y es que hay gente realmente interesada en que esto no prospere. Tengo derecho a pensarlo pero no le puedo dar pruebas de lo que estoy diciendo pero sí tengo convencimiento.

Ud. Mantuvo un encuentro con el presidente por este tema en el que él le hizo entrega del texto del veto que hasta ese momento no se conocía. ¿Cómo interpretó ese gesto?.

El veto ya estaba previsto, hacía meses que ya lo había anunciado. Yo simplemente, fui a reiterarle que estaba cometiendo un gravísimo error porque el país necesita una ley de este tipo. La necesita. Una ley, además, que se pudo haber mejorado de haber habido buena voluntad de los distintos partidos de la coalición, manteniendo la esencia. Pero yo voy a las palabras que está diciendo ahora, después de todo este episodio, en enero, el propio ministro de ambiente: no se puede plantar en cualquier lado. Bueno, era lo que la ley establecía. Y yo creo que todos sabemos que lo que Cabildo planteó es lo que el país necesita.

Hubo otros proyectos de Cabildo que, como usted decía, no han tenido andamiento o están encajonados en alguna comisión. ¿Esto afecta el relacionamiento interno en la coalición?

Creo que la coalición en los grandes temas, aquellos que fueron acordados en el documento el Compromiso por el País, está funcionando. Nosotros hemos acompañado proyectos de ley, como el de la LUC, que ahora está en el tapete por el referéndum. Ahí Cabildo Abierto fue muy importante, hizo aportes, hay artículos de esta LUC que fueron agregados a instancia de Cabildo, también hubo artículos que estaban propuestos inicialmente que no cuajaron, también a instancias de Cabildo Abierto, como también lo mismo podrán decir los demás partidos, los de la coalición, que aportaron artículos e hicieron sacar algunos. Menciono la LUC porque fue en cierta forma el buque insignia de esta administración, pero también ocurrió casi que lo mismo en la ley de presupuesto, en la ley de Rendición de Cuentas. Yo creo que en las leyes importantes, que marcan la necesidad de darle gobernabilidad a este gobierno, se ha actuado en forma bastante aceitada, como coalición. Por supuesto, muchas veces uno tiene que conceder; alguno de los artículos que hemos votado nosotros no estamos de acuerdo pero es parte de las concesiones que hay que hacer en toda negociación. Pero, en general , el gobierno ha tenido las herramientas para sacar adelante sus proyectos más importantes. Eso sí, cada partido tiene derecho a presentar sus proyectos, en base a su visión y a su programa de gobierno, que son distintos los partidos. Claramente, Cabildo Abierto no es el Partido Colorado, no es el Partido Nacional. Es un partido diferente, por lo tanto, tiene su derecho a presentar sus propuestas. Así como el Partido Colorado presentó un proyecto, por ejemplo, de eutanasia, sin consultar a los demás socios y que, seguramente, va a tener la oposición de buena parte de sus socios…

¿Incluido Cabildo Abierto?

Seguramente, Cabildo Abierto, va a estar en contra de ese proyecto..es algo que aun no lo hemos discutido pero, seguramente. Entonces, así como el Partido Colorado no hizo ningún tipo de coordinación con los demás socios de la coalición, Cabildo Abierto entiende que tiene las manos libres para presentar proyectos que apunten a solucionar temas que entendemos que son importantes para el país. Porque si hay algo que nos caracteriza es que miramos el país a largo plazo. No miramos la de hoy, la de las próximas elecciones, miramos que es lo que al país le sirve en el largo plazo.

Se ha discutido a nivel de la coalición, la creación de un ámbito de coordinación que hasta ahora no ha prosperado y donde al menos se discutan los proyectos. ¿Por qué no ha funcionado?

Bueno, se ha establecido un ámbito de coordinación pero no al más alto nivel, con los principales referentes de cada socio de la coalición.

Pero el presidente ha convocado a algún encuentro en Torre Ejecutiva..

Ha habido reuniones, sí, pero nada orgánico. Acá las reuniones que ha habido, a veces son informativas, el presidente nos informa de tal o cual tema, a veces recaba opinión, pero no ha habido algo orgánico, en el que, por ejemplo, se analice un determinado proyecto de ley para que pueda ser mejorado. Muchas veces, los proyectos llegan al Parlamento y ahí recién entran en consideración de todos los partidos. Yo pienso que de funcionar bien ese órgano coordinador al más alto nivel se podrían evitar algunas discusiones entre los socios de la coalición que se dan en el ámbito parlamentario naturalmente. El que ha planteado eso con más énfasis ha sido el Partido Colorado, pero no se ha instalado esa mesa de coordinación, más allá de que tenemos un trato fluido y podemos cada vez que queremos conversar de algún tema lo podemos hacer personalmente. Por ejemplo, yo con el presidente me he reunido varias veces. En ese tema, no es que falte diálogo, simplemente, es que no hay una mesa orgánica que coordine o decida antes que los temas se transformen en discusión a nivel del Parlamento, o sea, públicamente.

¿Y eso no es bueno?

Y eso genera estas cosas por ejemplo, que haya discusiones entre los propios partidos de la coalición en contra o a favor de un proyecto. Hace poco salió alguien de la coalición a hablar en contra del proyecto sobre las adicciones consentidas que ya tiene media sanción en Diputados. Salió a criticar el proyecto que fue producto de iniciativas de socios de la coalición. En definitiva, pasa con distintos proyectos.

Usted decía, Cabildo Abierto no es el Partido Colorado, no es el Partido Nacional…¿qué es en defintiva Cabildo Abierto?

Primero que nada, Cabildo Abierto es un partido nuevo, un partido que pretende dar opciones diferentes a muchísimos uruguayos que no se sienten representados por los partidos existentes. Es un partido que pretende ser artiguista, quiere serlo y reivindica los postulados artiguistas que tienen tanta vigencia hoy como hace dos siglos. Yo creo que así como Artigas fue incomprendido por muchísimos de sus contemporáneos, que le hicieron la guerra a muerte, y hasta que no lograron internarlo en el Paraguay no dejaron de combatirlo, y por si fuera poco, trajeron una invasión portuguesa para sacárselo de arriba. En definitiva, Cabildo es un partido que presenteasoluciones a problemas que afecten al ciudadano de a pie, a aquel que no tiene voz, a aquel que no es escuchado nunca, que represente a los más infelices en la boca de Artigas, eso indudablemente, afecta intereses, así como Artigas también los afectó. Hoy esos intereses que son afectados por las propuestas de Cabildo hace que mucha gente buscan estigmatizar a Cabildo, etiquetarlo ponerle rótulos y a partir de ahí todo un coro de difusores de esas etiquetas se encargan de poner en la opinión pública lo que Cabildo no es. Por suerte, los uruguayos, saben discernir la paja del trigo y entienden claramente lo que es Cabildo y lo que no es Cabildo.

Cuando se dice que Cabildo es un partido militar, ¿es también ponerle una etiqueta?

Yo no sé si Cabildo Abierto tiene más militares que los que tenía el Frente Amplio cuando fue fundado y a nadie se le ocurrió llamar al Frente Amplio partido militar. Lo que pasa es que, dado lo que pasó después, todo lo que vivió el pueblo uruguayo a partir de la década de los setenta, ochenta, hoy hablar de partido militar, es una forma de etiquetar desprestigiando, buscando debilitar al nuevo partido. Pero si empezamos a nombrar a los militares que tenía el Frente Amplio, sobre todo, en sus círculos de dirección, no sé honestamente cual es más militar que el otro. Hoy hay muchos militares que ocupan cargos púbicos que no son propuestos por Cabildo. Aparte los propios números de la votación tirarían por tierra lo de partido militar porque no cierran, con 270 mil votos, donde además es clarísimo que buena parte de los militares no deben haber votado a Cabildo. En realidad, lo que hay acá, es un partido que ha sintonizado con muchísima gente, más allá de tal o cual corporación. Claro, el principal referente de Cabildo es un militar; diría que los partidos principales de este país, en su momento, los principales referentes fueron militares.

Ya que mencionó lo de los setenta, ¿cómo vio esta iniciativa del comandante en Jefe del Ejército Fregossi de modificar los planes de estudio de historia?

Es bueno que los integrantes de una institución tan importante, como lo son las Fuerzas Armadas, que tengan la mayor información posible. Lo que decimos nosotros, es que esto siempre se habló y estudió. En las etapas en las que yo tenía responsabilidad en la institución militar esto era motivo de seminarios, clases, currícula, que aparte se remite año a año al Parlamento. El Parlamento sabe que estos temas se trataron siempre. Aparte de eso, lo que siempre decimos es que la condición para que esto sea positivo, es que la historia se cuente completa. No media historia. Hay que contar bien como se llega por ejemplo a que un Parlamento democrático elegido pocos meses antes, un 15 de abril declarara que el Uruguay estaba en guerra. Porque no fue cualquier Parlamento, porque ahí había legisladores de la talla de Wilson Ferreira y tantos otros, que votaron por el Estado de Guerra Interno. ¿Cómo se llega a eso? Hoy, parecería inconcebible que en un país como el Uruguay, este Parlamento declare que estamos en guerra. Sin embargo, pasó. Y era un gobierno democrático, no un gobierno dictatorial. Y eso hay que explicarlo bien. Hay que explicar todo el proceso que llevó a eso. Y, por supuesto, lo que vino después, de manera clara, escuchando todas las campanas y no siempre la misma campana.

Además del Ejército, ¿las otras fuerzas deberían acompañar este proceso?

Yo creo que todos tendrían que hacerlo, pero eso es un resorte del Ministerio de Defensa.

Volviendo al tema de la coalición, teniendo en cuenta el escaso eco que ha tenido Cabildo Abierto para algunos de sus proyectos e incluso considerando el veto presidencial, ¿no está en duda la permanencia de Cabildo Abierto?

Nosotros tenemos bien claro que la coalición es una herramienta necesaria para encontrar soluciones a los problemas de la gente. No podemos anteponer ningún interés partidario al interés del país. Y estamos convencidos que el país necesita una coalición que le garantice mayorías al gobierno para las leyes principales como lo han sido, la ley de urgente consideración, la ley de presupuesto, la rendición de cuentas , va a haber otra ley de rendición de cuentas, se viene el tema de la ley de la seguridad social. Se viene el tema de la ley de medios. Son leyes importantes que precisa que la coalición funcione. No vamos a anteponer nuestros intereses partidarios ni vamos a hacer caudal de alguna molestia coyuntural por el trato que se le dio a tal o cual proyecto, cuando tenemos bien claro que es lo importante. Como yo he dicho, a nosotros el árbol no nos impide ver el monte. El monte es lo esencial y el monte es hoy el futuro del país. Cuando hacemos propuestas para cambiar por ejemplo las reglas con las cuales hoy se carnea a miles de uruguayos desde usureros inescrupulosos que le cobran más del 100 por ciento de interés, y eso es legal, una ley del Frente Amplio que lo habilita, nosotros creemos que estamos hablando en nombre de lo que le sirve a los uruguayos, y no de lo que nos sirve a nosotros. Por supuesto que cuando planteamos esto nos ganamos mil enemigos, pero el pueblo uruguayo necesita que, de una vez por todas, este tema se discuta y se cambien las reglas de juego. Y nosotros, vamos todavía más lejos, vamos por la reestructura de la deuda de la gente que está enterrada hasta la manija y no puede salir. Acá ha habido durante años una verdadera estafa legalizada de los prestamistas que han succionado la sangre de miles de uruguayos.

En qué está ese proyecto

Ese proyecto se presentó en el Senado, como en Diputados se había presentado un proyecto del Partido de la Gente, que tenía algún punto de contacto sobre los límites de la usura, se decidió unificar los dos proyectos en Diputados y hoy está en la Comisión de Hacienda. De ahí se derivó al Poder Ejecutivo luego al Banco Central y se está trabajando en este sentido, y aspiramos a que en el correr del año, pueda sancionarse.

Ud. dice que Cabildo hace propuestas que molestan a los poderosos…

Digo que para cualquier analista objetivo ajeno al barro de la política tendría que llamarle la atención la virulencia que hay contra Cabido. Lo vemos todos días, desde usar grabaciones privadas, que no se utilizan para otros partidos, o editoriales que buscan sembrar la división dentro de Cabildo, es decir, yo creo que desde que nació Cabildo, hace menos de tres años, esto no ha parado. Nunca hubo un afloje, siempre se lo ha intentado mostrar como un peligro para la institucionalidad democrática, para la República, para mostrarlo como lo que no es. Yo creo que si hay un partido que realmente ha actuado con total espíritu democrático y que ha sido muy duro contra aquellos que han aparecido en algún momento con alguna opinión no democrática, ese partido ha sido Cabildo abierto. Nadie nos tiene que venir a enseñar de democracia; esa ofensiva tiene que obedecer a algo, no puede ser es gratuita, porque sí. Y se tiene que analizar el por qué, y quizás lo que puede molestar es ese sentido de independencia de poder plantear temas que otros no se animan a plantear, capaz que lo que molesta es que se plante firme ante ciertos relatos que parece que tendrían que estar impuestos, capaz que lo que molesta que no sea más de lo mismo. Para esa tarea se la dejo a los analistas. Pero que molesta, molesta.

Fuente: La Republica

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: