Inteligencia no alertó a Lacalle de Astesiano por su “seguridad” y la de la investigación

El presidente se llevó un “golpe duro” con la imputación de su custodio, quien estaba en el ojo de Fiscalía sin que el mandatario supiera.

La detención y posterior imputación de Alejandro Astesiano fue un “golpe duro” para el presidente Luis Lacalle Pou. Tal es así que, en la conferencia del pasado lunes, fue de las pocas veces —o la única— que se lo vio dubitativo.

Fuentes de Presidencia comentaron a Montevideo Portal que el presidente tenía “una confianza ciega” en “el Fibra”, como le decían los conocidos y amigos a Astesiano.

En Torre Ejecutiva repiten como si fuera un mantra que no tenían idea de que el ahora excustodio había sido procesado sin prisión por estafa en 2002. De lo que sí están seguros es de que “alguien” del Ministerio del Interior le advirtió a Lacalle Pou de las más de 20 indagatorias con las que cargaba Astesiano.

¿Por qué entonces decidió confiarle su seguridad? La respuesta vuelve a radicar en la confianza. La relación que “el Fibra” desarrolló con el mandatario no era de amigo, pero sí de “conocidos muy cercanos”, dicen las fuentes.

Este vínculo no solo se basaba en la relación laboral, sino que Astesiano se acercó a la familia de Luis Alberto Lacalle Herrera en 1999 y desde ahí trabajó en campañas electorales tanto para el expresidente como para su hijo, y se fue afianzando en el rol hasta convertirse en jefe de la seguridad presidencial.

A raíz de la investigación que realizó la fiscal Gabriela Fossati, se pudo saber que Astesiano llegó incluso a reunirse con personas en el cuarto piso de Torre Ejecutiva. Desde Presidencia dijeron que por el momento no realizarán una investigación interna, dado que la postura es que primero haga lo suyo la Justicia.

Una vez que Astesiano haya atravesado todas las partes del proceso judicial y llegue a su fin, prevén resolver cómo seguir al respecto, pero por ahora no se “ha hablado” de iniciar algún tipo de indagatoria interna.

Con respecto al despacho que tenía en Torre, dijeron que “va de suyo” que cada jefe de seguridad del presidente tenga un lugar. Es más, explicaron que Astesiano estaba en el cuarto piso y no en el 11 —donde trabaja el presidente— porque así tenía rápido acceso a planta baja.

Fuente: Montevideo Portal

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: